Partida #79: Tinner’s Trail

22 12 2010

Lugar:

Guadalajara

Jugadores:

1.- Mónica

2.- Juanan

3.- Guille

4.-Luis

En realidad, se trata de mi segunda partida a este juego, ya que tuve la oportunidad de probarlo con Mónica y mis primos la semana anterior.

Tinners Trail es un juego de Martin Wallace. Pero no es ni mucho menos el más sesudo de los de este autor. De hecho, el juego es relativamente sencillo de jugar una vez conoces los conceptos más importantes. En ese sentido, no es precisamente un “Brass”.

Somos una familia o industria de minería de Cornualles en el S.XIX. Será nuestro objetivo prosperar en nuestro negocio para realizar inversiones externas, que es lo que en definitiva nos reportarán los puntos de victoria. El juego se estructura en 4 grandes turnos, en los que el mercado de estaño y cobre fluctúa, por lo que una de las claves del juego es adaptarse a estas fluctuaciones y extraer y vender los minerales en los turnos en los que el mercado este más boyante. En los turnos de baja demanda deberemos dedicarnos a abastecernos de mejoras técnicas que nos permitan explotar las minas en mejores momentos.

Tendremos que achicar agua de las minas para minimizar el coste de la extracción de los minerales. Para ello, nos valdremos de mecanismos como canalizaciones o bombas de achique.

Son varias las claves estratégicas:

1.- Saber adaptarse a las fluctuaciones del mercado. Ojo, porque estas fluctuaciones son aleatorias, y, como pasó en nuestra partida, resultó determinante para la victoria.

2.- Saber pujar y conocer el valor verdadero de las minas (se obtienen con un mecanismo de subasta). Las minas son muy heterogéneas.

3.- Gestionar bien el orden de turno (el orden viene determinado por una línea temporal similar a la del juego “Más allá de Tebas”) y saber “pasar”

4.- Saber, al final de cada turno, cuántos recursos económicos reservar para turnos posteriores y cuántos dedicar para realizar “inversiones externas”, o lo que es lo mismo, “comprar” puntos de victoria. En este punto hay que tener en cuenta que en los primeros turnos las inversiones externas reportan más puntos de victoria que al final. Pero, al mismo tiempo, no es nada bueno quedarte corto de recursos para el final del juego. Vamos, un verdadero dilema.

5.- Saber gestionar las mejoras técnicas para que nos cueste poco dinero la extracción de minerales.

Como curiosidad, cabe mencionar que me ha extrañado que, siendo un juego de Wallace, no haya la posibilidad de solicitar préstamos que te ayuden a invertir más fuerte.

Nuestra partida fue muy interesante. La obtención de las minas por subasta es uno de las claves de este juego. Hay que gestionarlo muy bien para llegar a tener el adecuado número de “minas explotables” a lo largo de la partida. Ya se sabe que en el tema de las subastas, como decía Joaquín Prats, “ganará el que, sin pasarse, más se aproxime a su precio justo”.

Lo que resultó determinante de verdad fue el bajón del mercado en el último turno. Juanan y yo llegamos muy igualados en la última ronda. Juanan, ganador a la postre, disponía de minas cuyo principal recurso era el estaño (a 4 libras en la última ronda) mientras que, por mi parte, tenía sobre todo cobre (a sólo 2 libras el cubito). Como consecuencia de ello, Juanan logró más capital en la última ronda, y pudo comprar más puntos de victoria. Enhorabuena, Juanan, por la victoria. A ver para cuándo la revancha.

Lo mejor del juego

Los elementos estratégicos mencionados en los 5 puntos anteriores hacen que este juego sea muy entretenido. El tiempo se pasa volando. Además, no es un juego demasiado extenso (está acotado a 4 grandes rondas).

El juego me parece muy “temático”. Tiene muchos detalles que te hacen sentir cómo fue el tema de la minería en el Siglo XIX.

Las instrucciones me han gustado mucho (Y esto es mucho decir en un juego de Wallace, donde las instrucciones de otros juegos deberían venir con una aspirina de lo confusas que son). Estas instrucciones vienen, además con pequeños párrafos de trasfondo y contexto histórico. Wallace justifica las mecánicas con estos textos. Mola mucho.

Lo peor del juego

Me sorprendió que un juego con tanta táctica y estrategia tenga, al mismo tiempo, un elemento de azar que pueda llegar a ser tan determinante como es el tema de las fluctuaciones de los precios de los minerales. Sin embargo, en las reglas, el autor lo quiso así y lo justifica perfectamente y argumenta que la realidad era así: las fluctuaciones eran muy fuertes e inesperadas.

Mi valoración

En mi opinión un gran juego de gestión. Le pongo un 8.5. Creo que saldrá más veces a la mesa.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: