Partida #27: Kingsburg

31 08 2008

Lugar

Guadalajara

Jugadores

1.- Juanan y Ana (Rojo)

2.- Rocío (Azul)

3.- Guille (Verde)

4.- Luis (Amarillo)

Echamos una segunda partida a este juego que tan buen sabor de boca no dejó hace unos días. Y os aseguro que, de nuevo, cumplió con las espectativas. Pero, además, Kingsburg ha demostrado que puede ser un juego muy emocionante:

En los primeros años de la partida logré coger una pequeña ventaja, gracias a mi rápida construcción de los edificios pertenecientes a la primera fila, que son los que más puntos de victoria aportan. La verdad es que llegué a ser un poquito negligente con la defensa de los ataques invernales, pero, afortunadamente, el rey ayudó lo suficiente como para no tener que lamentar destrozos en mis edificios y recursos.

El resto de los jugadores iba pisándome los talones, pero aguantaba como podía. Incluso opté por poner dados en el bufón (a priori, el consejero más débil porque sólo aporta un punto de victoria. Pero es que quería abrir brecha a toda costa….)

El emisario y el edificio del mercado permiten hacer virguerias

El emisario y el edificio del mercado permiten hacer virguerías

Y entonces llegó el cuarto año, y empecé a pasarlo mal. Entre que me puse a contratar soldadesca para defenderme de los posteriores ataques y que las tiradas de dados me salieron demasiado mediocres, los jugadores se me iban aproximando peligrosamente.

Llegamos al último año muy apretados, y llegó el momento crítico. Ne fui capaz de lograr recursos suficientes para hacer la catedral, pero mis oponentes sí lo lograron. Los rojos y azules se adelantaron por 2 puntos. Los verdes empataron con amarillos….

….y llegó el milagro. El desenlace del ataque final fué definitivo: el verde perdió el combate y su catedral, bajando 9 puntos de victoria en la pista.

Antes del ataque...

Antes del ataque...

Después del ataque...

Después del ataque...

….el amarillo ganó el combate con mayor margen que los demás, lo que le permitió recortar un punto de victoria. Pero, gracias a la fortaleza, recién construida, el amarillo recortó el segundo punto de victoria.

Nos encontramos ante un triple empate. Según las reglas, los empates se resuelven contando el número de recursos…pero TODOS TENÍAMOS EL MISMO NÚMERO….y recurrimos al segundo factor de desempate: el número de edificios construidos. Y en ese factor me impuse a mis rivales.

La verdad es que fue una victoria de chiripa y no podía terminar de creermela. Esta partida fue muy emocionante y la podía haber ganado cualquiera.

Conclusión: Kingsburg en un gran juego, por lo que no voy a alterar mi valoración

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: