Partida #24: Struggle of Empires

17 08 2008

Lugar:

Madrid

Jugadores:

1.- Guille

2.- Luis

Struggle of Empires es un juego de Martin Wallace que debe brillar mucho con un elevado número de jugadores. En mi primera partida a este juego, quise hacerla sólo con Guille porque las reglas no me parecían muy claras y quería interpretar las mismas adecuadamente y con tranquilidad, antes de ponerlo en juego con más jugadores.

Efectivamente, nos pareció que las reglas no estaban bien descritas. Parecían desordenadas y difíciles de interpretar. Pero con un poco de tiempo y esfuerzo logramos hacernos con el juego, y al final resultó un juego más que interesante, y es que Martin Wallace no decepciona.

Cada uno de los jugadores representa una superpotencia en la época de las colonias. El objetivo del juego es controlar una serie de regiones en disputa sobre otros jugadores a lo largo de 3 grandes guerras

Pero sin duda, una de las mecánicas diferenciales de este juego es el sistema de alianzas: al principio de cada una de las 3 guerras del juego, se conforman 2 grandes bandos. Los jugadores, mediante subasta, definen las alianzas. Estas alianzas son clave, pues permiten tener apoyos en los posteriores conflictos, así como evitar que seas atacado (o puedas atacar) a otros jugadores.

Una vez establecidas las alianzas, llega la hora de combatir. Pero no sólo es combate. También es gestión de recursos, y resulta muy importante: tenemos la capacidad de desarrollar más potencial militar, pero a costa de dinero y de descenso de nuestro nivel de población. En caso de quedarnos sin dinero, o de experimentar derrotas en el combate, el nivel de descontento de nuestro imperio aumenta. Y este nivel de descontento hay que mantenerlo controlado, ya que si supera el nivel del de nuestros rivales, tendremos una penalización de 7 puntos de victoria, y si el descontento alcanza el valor de 20, perderemos la partida de forma inapelable.

En resumidas cuentas, tenemos que mantener múltiples equilibrios: el de nuestas alianzas, nuestra población, el dinero, el nivel de descontento, y nuestro potencial militar, tanto defensivo como ofensivo.

La resolución de los combates es curiosa: se realiza con tiradas de 2 dados. La diferencia entre los dados sumada a la fuerza de nuestro ejército es lo que define la potencia de ataque y defensa.

Finalmente, para ayudar a los jugadores, existe la posibilidad de adquirir fichas de ayuda, que son muy diversas: aumentar tu fuerza militar, mejorar tus opciones con las tiradas de dados, reducir el descontento, conseguir más dinero, etc. Con el tiempo y el dominio del juego, creo que estas fichas deben ser muy importantes para desarrollar nuestras estrategias:

Las fichas de ayuda de empresa y de alianzas

Las fichas de ayuda de empresa y de alianzas

Otras fichas de ayuda

Otras fichas de ayuda

En nuestra partida, logré dominar una buena parte de Europa y las Indias. Por su parte, Guille se centró en controlar las Américas y pugnar por Europa. Al final de la primera guerra conseguí mucho dominio, pero a costa de muchas unidades militares, lo que cuesta mucho dinero.

La segunda guerra me aportó mucho dinero (la adquisición de la Compañía de las Indias Orientales resultó ser muy beneficiosa) y me dediqué a mantener mi dominio, que ya era bastante grande. Guille, por su parte, estaba con problemas económicas, lo que le estaba generando mucho descontento en su población.

Mi dominio sobre Europa Central y las Indias era claro

Mi dominio sobre Europa Central y las Indias era claro

La tercera guerra me permitió consolidar el dominio, ya que Guille tuvo que perder acciones para mitigar el descontento de su imperio. Al final gané por unos 7 u 8 puntos de diferencia.

Lo mejor del juego

El mecanismo de alianzas, que, aunque no lo llegamos a probar, parece muy original, y  debe resultar clave.

Muchas opciones de gestión en lo que es el juego en sí. El resto de las mecánicas muy curradas. Me recuerda este juego un poco al Perikles, del mismo autor.

Lo peor del juego

Sin duda, la redacción de las reglas de juego. Nos costó mucho hacernos con él. Y una vez entendido el juego, no nos pareció algo tan complejo.

Mi valoración

No quiero valorar este juego hasta tener la oportunidad de jugarlo con alianzas, porque seguro que es muy distinto. De momento, las reglas de combate, dominio territorial y gestión de recursos son muy interesantes. Veremos a ver en sucesivas partidas.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: