Partida #17: Blue Moon City

31 05 2008

Lugar

Toledo

Jugadores
1.- Juanan
2.- Guille
3.- Luis

Nueva partida a este juego que constituye una verdadera carrera para hacer las necesarias ofrendas en el obelisco para ganar la partida.

Resultó una partida en la que no logré “ligar” las cartas con mis necesidades en ningún momemto. Me dió la impresión de que lo que necesitaba no me llegaba en el momento adecuado y me fui descolgando poco a poco. Una jugada clave fue un edificio que proporcionaba un verdadero mogollón de cristales y en el que no tuve la oportunidad de aportar.

Entretanto, Juanan y Guille supieron gestionar sus recursos adecuadamente y llegaron al tramo final bastante igualados, aunque personalmente me daba la impresión de que Juanan tenía la partida muy bajo su control.

Efectivamente, hubo una última construcción de edificio que proporcionó a Juanan lo necesario para realizar esa última ofrenda en el obelisco.

Situación tras la última ofrenda

Hay una pregunta en este juego bastante más compleja de lo que parece:

Si recordáis, los dragones te aportan escamas cuando están presentes al hacer ofrendas a edificios. El tema está en que para ubicar a los dragones en esos edificios, tiene que consumir cartas que te pueden resultar muy importantes para hacer otras aportaciones posteriores. Más tarde, se otorgan 6 cristales al máximo poseedor de escamas, y 3 cristales a los demás (siempre que tengan un mínimo de 3 escamas) ¿Hasta qué punto pueden resultar decisivos los cristales que aportan los dragones? Cuando tiro una carta para conseguir acercar un dragón para que me aporte una escama, siempre me pregunto si realmente estoy haciendo una buena jugada…

Otra cosa que me gustaría probar en otra partida es cómo funcionaría una estrategia “acumuladora de cristales” sin hacer ofrendas hasta bien avanzada la partida. El problema que tiene esta estrategia es que las ofrendas se van encareciendo a lo largo del desarrollo de la partida y, además, si optas por usar el poder de “ofrenda múltiple”, esto te cuesta aún más cristales adicionales. Por otro lado, los jugadores que van haciendo ofrendas desde el principio aprovechan para hacerlas cuando están flojos de cartas, y así no desaprovechar del todo los turnos en los que sólo se reciben cartas.

Resultado final:

1.- Juanan: 5 ofrendas
2.- Guille: 4 ofrendas
3.- Luis: 4 ofrendas

NOTA: De nuevo, ganó la partida el primer jugador ¿Hay una verdadera ventaja? ¿Se trata de “La maldición del Blue Moon City?

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: